El valor del dinero. Coste del capital




La noción de que el dinero tiene un valor temporal es uno de los conceptos básicos de las finanzas. En un mundo de completa certeza, la tasa de interés representa la relación de intercambio entre el valor del dinero en dos momentos determinados del tiempo. Por lo tanto, el tipo de interés será la herramienta utilizada para valorar todos los flujos de caja en un mismo momento en situaciones sin incertidumbre. Utilizaremos la tasa de interés para ajustar el valor de todos los flujos de caja a un solo momento en que se espera que ocurran.

Si hay incertidumbre además de la tasa de interés se incorporará una prima de riesgo que valore la incertidumbre inherente al proyecto de inversión. De momento  vamos a suponer que nos encontramos en un ambiente cierto que no necesitamos de una prima adicional para cubrir la incertidumbre asociada a un proyecto evaluado en un ambiente incierto.

            Lo que ocurre con el valor temporal del dinero, es lo siguiente: poseer un euro hoy, no vale lo mismo que esperar poseerlo dentro de un año. Si se pudiera disponer ahora de este euro, se podría invertir, ganar un interés, y transcurrido un año tener algo más de un euro en caja. Lo mismo que ocurre con un simple euro, se puede extrapolar a una cantidad de dinero determinada. El valor de la misma suma de dinero en diferentes momentos del tiempo no es la misma.

            Si tenemos un millón de euros en la actualidad, en el transcurso de un año, la misma cantidad se habrá convertido en un millón de euros más los intereses que generaría dicha suma de dinero. El valor en concreto que tomaría, dependerá de la tasa de actualización o descuento que se utilice.

Como tasa de actualización se puede tomar el coste medio ponderado del capital (WACC – Weighted average cost of capital) o variaciones del mismo. La fórmula para su cálculo es la siguiente:



en la que [deuda/(pasivo + neto)] es el nivel de endeudamiento de la empresa, el porcentaje de deuda que tiene; [neto/(pasivo + neto)] es el porcentaje de neto patrimonial de la empresa; kd es el coste del pasivo; kc el coste del capital; y t es el tipo impositivo que se aplica.

Los porcentajes de deuda y de neto, no son constantes a lo largo de la vida de la organización. Si estás posiciones cambian, el valor del WACC cambiará, y afectará al valor calculado de la compañía.

De las variables que intervienen en el cálculo, kd y t no tienen porque generar excesivos problemas, pues pueden ser valores conocidos y ciertos. En el caso de la deuda, es un coste explícito establecido en el contrato en el que se especifican las características de la financiación ajena. A pesar de todo, si se decide por un tipo variable, puede haber cierta subjetividad. El tipo impositivo vendrá determinado por los organismos oficiales de la Hacienda Pública.

Sin embargo, kc puede dar más problemas a la hora de ser determinado. El método más usual para calcular el coste del capital es a través del modelo CAPM (Capital Asset Pricing Model), que se empezó a desarrollarse en los trabajos seminales de Tobin (1957) y Markowitz (1959). La literatura científica lo ha ido desarrollando y perfeccionando desde entonces, incluso ha habido algún autor (Östermark, 2008) que lo ha trabajado con lógica borrosa.

Puedes encontrar un ejemplo de cálculo del WACC a través del siguiente link: CÁLCULO DEL WACC.

Como siempre, puedes dejar tus comentarios aquí o a través de las redes sociales: TWITTERLINKEDIN o FACEBOOK.

Comentarios