Indicadores para la gestión: ROCE

Hoy empiezo una nueva serie de post con los “Indicadores para la gestión”.

Se trata de un monográfico dedicado a indicadores que se están utilizando en la actualidad, y que nos sirven para valuar la gestión llevada a cabo por la empresa. Empezamos hoy con el siempre hace sonrojarse a los alumnos cuando lo explicas en una clase, el ROCE

ROCE (Return on Capital Employed). A pesar de lo sugerente que pueda parecer el término para los hispanoparlantes, es un ratio que cada vez está cobrando más protagonismo en la cúspide de los “Indicadores” de gestión. Mide la eficiencia y la rentabilidad del capital que se invirtió en la empresa. Viene a ser el sustituto del ROA (Return on Assets), que va perdiendo adeptos, debido a que considera la rentabilidad, calculado sobre todo el activo que tiene la empresa. El ROCE en cambio, calcula la rentabilidad sólo frente al que de verdad se está utilizando en la explotación. Es decir, toma en cuenta el capital empleado en la empresa, que no es más que el neto patrimonial de la empresa, más su deuda financiera neta (deuda con el banco menos el efectivo y dinero en caja que tenga la empresa). También hay quien lo compara con el ROE (Return on Equity), aunque en este caso se calcula con el beneficio operativo sobre el total del capital empleado, no solo el neto patrimonial.

Para calcularlo se utiliza el BAIT (o EBIT; beneficio antes de intereses e impuestos), dividido por el capital empleado. Como capital empleado, se puede tomar también la media del período analizado.

En cualquier caso, el valor del ratio deberá ser mayor que el coste del capital para la compañía, si queremos presumir de buena gestión y que cualquier endeudamiento adicional no reduzca rentabilidad del accionista.

FOLLOW ME --> TWITTER