10 retos para el 2022. Cómo afrontar el año que tenemos por delante

Los primeros días de un año nuevo nos invita a pensar en el futuro y en como queremos escribir las páginas de esa hoja en blanco que nos ponen en la mesa. Los buenos propósitos es la asignatura pendiente con cada día y semana que avanza del 2022. Vamos a hacer un repaso de que nos depara este año en el que hemos depositado tantas esperanzas, pero en el que todavía no hay nada seguro. Os planteamos diez retos a considerar durante los próximos doce meses. Son problemas ya existentes que en algún caso se acentuarán o que ya no pueden esperar su gestión. 

Cambio climático. Los excesos de temperaturas extremas, incendios, inundaciones, tormentas y demás fenómenos naturales, son señales que parece que no reciben el tratamiento de urgencia que se debiera por los políticos en cuanto a gestión del cambio climático. La cooperación entre naciones necesaria es pura fantasía. Los esfuerzos políticos se concentran en intenciones, pero no en acciones. La descarbonización de la economía no está en la agenda real del mundo. Sin embargo, el planeta implora una reacción drástica que permita revertir el daño causado. La presión del público es la esperanza que hace que nos planteemos que podrá haber una solución. 

COVID: de Pandemia en Endémica. Los años 2020/21 se han caracterizado por el efecto de la Pandemia en todos los aspectos. En el 2022 parece que pasaremos al siguiente capítulo y la COVID dejará de ser una amenaza de muerte para pa sociedad (por lo menos en los países ricos) para convertirse en una más de todas esas enfermedades endémicas con las que sobrevivimos. Queda por descubrir el efecto que tendrá descuidar a los países pobres en los procesos de vacunación y los tratamientos médicos. 

Inflación. El inicio del año se ha caracterizado por la fuerte inflación en parte a causa de la disrupción de las Cadenas de Suministro Globales y la dependencia de las energías fósiles. A pesar de que las instituciones financieras y los gobiernos quieren hacernos creer de que será un apartado pasajero, la verdad es que puede afectar gravemente a algunas economías con gran dependencia del gas. 

Teletrabajo. Una nueva organización de la fuerza productiva. Cada vez estamos más convencidos que la fórmula híbrida de presencialidad y teletrabajo puede dar la solución. El problema es ponernos de acuerdo en como organizar esa nueva jornada laboral entre empresa y empleados. ¿Quién pone los límites? ¿Qué trabajos son susceptibles de teletrabajo? ¿Derechos y obligaciones de cada parte? Tendremos que aprender como gestionar los detalles para que no se convierta en un nuevo factor de discusión laboral. 

Cuestionando la democracia. La calidad de la clase política ha ido menguando desde hace un tiempo y ha llegado el momento de cuestionar si realmente la democracia es el sistema político adecuado para gestionar los gobiernos en la actualidad. La globalización hace que las clases políticas de todo el mundo estén jugando en el mismo tablero, pero con maneras de gobernar muy diferentes. Las dos grandes potencias se enfrentan en una lucha por demostrar quién controla el crecimiento, estabilidad y la innovación de la economía, con resultados desiguales. La democracia que occidente usa como bandera es ahora discutida como sistema para enfrentarse a los nuevos retos. La libertad de las personas y sus derechos en la economía china y sus satélites son cuestionados constantemente, pero la economía obtiene resultados. ¿Tenemos que buscar consensos entre las partes? Por el momento el 2022 celebrará dos acontecimientos deportivos importantes: Mundial de Fútbol (Qatar) y Juegos Olímpicos de Invierno (China). 

Impacto tecnológico. El dominio y control de la tecnología era patrimonio casi exclusivo de Occidente. China dejó de lado la parte más ociosa de la tecnología (vídeojuegos, móviles, plataformas y demás) para centrarse en la “Deep Tech” que le permite una mayor ventaja geoestratégica. Ahora la industria tiene que también demostrar que está preparada para asumir el impacto del cambio tecnológico para no quedar desfasada. 

Crypto-Economy. La regulación cada vez va a permitir más el uso de esa tecnología de bloques que resultó disruptiva, pero que ha sido domesticada y aceptada por sociedad. Las entidades financieras van a empezar a emitir criptomonedas propias. La lucha está asegurada entre los bancos centrales, firmas tecnológicas que han entrado en el mercado y las DeFi (finanzas descentralizadas) que están operando. Habrá que está muy atento a los fraudes. 

Viajes. Las vacaciones van a seguir, pero el como disfrutemos de ellas va a cambiar. El parón en el sector por la covid ha sido bueno para el planeta, pero no para la industria y los turistas. Las restricciones de entrada seguirán durante un tiempo, limitando los viajes de ocio. Las reuniones telemáticas harán lo propio con las citas presenciales de trabajo. El turismo local se presenta como alternativa, pero ¿qué pasa con los países que han hecho de las vacaciones su sistema de vida? Puede ser el momento de buscar el nuevo paradigma de un turismo más sostenible. 

Carrera espacial. Por primera vez durante este 2022 el número de personas que viajen al espacio como turistas puede superar al tradicional viajero espacial auspiciado por un gobierno. Es un punto de inflexión en la carrera espacial. Incluso se han rodado películas en el espacio. Es el inicio de un nuevo negocio. ¿Podemos intentar pensar en todas las consecuencias que la aventura espacial conllevará? Es el momento de hacerlo bien desde el inicio. ¿Las estaciones espaciales podrán utilizarse para algo más que viajes turísticos? ¿Almacenes espaciales? ¿Tiene sentido extender la cadena logística al espacio? 

Ricos contra pobres. En los anteriores retos, está claro que el gran beneficiado es el rico sobre el pobre. Lo positivo de los avances afecta más a los países ricos. Lo negativo afecta a todos, pero más a los países pobres. ¿Será sostenible el incremento de desigualdad entre personas? ¿Estamos preparados para grandes conflictos sociales? ¿Tenemos que hacer prevalecer el bienestar económico sobre el social en pro del futuro? La ética que har detrás de todo este planteamiento afectará a todas las personas. Afrontar los nuevos retos del 2022 no debería suponer daños colaterales.

Comentarios