9 ratios de endeudamiento esenciales para la empresa


 Los ratios de endeudamiento se utilizan para diagnosticar sobre la cantidad y la calidad de la deuda y si el beneficio obtenido es suficiente para soportar la carga financiera correspondiente.


Se empezará por el ratio de endeudamiento, que relaciona la totalidad de la deuda con el pasivo (En algunos manuales en lugar de relacionar las deudas con el pasivo, se relacionan con el total activo, lo cuál, ya se sabe que no va a influir en el cálculo).


 

Si el valor del ratio es mayor a 0,6, indica un exceso de deudas, la empresa sufre una pérdida de autonomía financiera frente a terceros. La estructura financiera es cada vez más arriesgada, la descapitalización de la empresa es evidente.

El caso opuesto, el exceso de capitales propios, se producen cuando el valor del ratio es inferior a 0,4, situación que tampoco le es favorable a la empresa, ya que cierto nivel de endeudamiento puede resultar ventajoso.

El ratio de autonomía, que pone en relación los recursos propios o neto patrimonial con los recursos ajenos, es un indicador también del nivel de endeudamiento de la empresa.


 
El valor ideal estará situado entre las cantidades 0,7 a 1,5. Por debajo de 0,7 se tendrá una situación de exceso de deuda; por encima de 1,5 un exceso de capitales. Es el contrario del ratio de endeudamiento, las cantidades ideales han sido calculadas de acuerdo al mismo. Colaborará a confirmar la situación del endeudamiento reflejada en el análisis.

El siguiente ratio a analizar es el ratio de solvencia o garantía, en el que se relaciona el activo y el pasivo. Nos proporciona la misma información que el ratio anterior de endeudamiento.


 

El dato que obtiene el analista de este cociente le dará información de la posibilidad de hacer frente a las deudas con el activo. Contra más cerca de la unidad más próxima estará la empresa a una situación de quiebra.

A continuación se estudiará el ratio de gastos financieros sobre ventas, para el cual relacionaremos dos magnitudes extraídas de la cuenta de resultados. En algunos casos, el numerador se calcula extrayendo de los gastos financieros (atención a la subcapitalización y a la aplicación del valor del mercado entre empresas vinculadas, pues los gastos financieros pueden estar disfrazando un posible reparto de dividendos, debido a la deducibilidad de unos y a la no deducibilidad de los otros, respectivamente) los ingresos financieros.


 

Interesa que el valor hallado esté por debajo de 0,04, se considera que una situación correcta es cuando los gastos financieros no son superiores a un 4% de las ventas. Si la empresa se encuentra con un valor entre 0,04 y 0,05, deberá tener prudencia, ya que está bordeando el límite que se considera recomendado. Todo valor por encima del 5% sería indicativo de un exceso de gastos financieros. No obstante lo anterior, El valor del ratio dependerá de la empresa analizada y del sector en el que opere, por lo que no existe un óptimo general. Cuanto mayor sea el margen con el que trabaje la empresa, mayor podrá ser el ratio de la empresa sin que ello sea indicativo de exceso de gastos financieros. Si en margen es pequeño, los gastos financieros deberán de ser muy reducidos.

Si se sigue con los ratios que utilizan los gastos financieros como magnitud para obtener información sobre el endeudamiento de la empresa, está el ratio de coste de deuda, que informa de si el exigible tiene un coste razonable.


 

Como deuda con coste se entiende, por ejemplo, los préstamos bancarios o los descuentos comerciales. A la empresa le interesa que el ratio sea lo más bajo posible, lo cual será indicativo de lo barata que le sale la deuda. Si más no, podrá compararlo con el coste medio del dinero del período y así saber si el coste ha sido el adecuado.

El ratio de cobertura de gastos financieros, relacionando a estos con el resultado de la empresa, puede ser de utilidad a la hora de diagnosticar la situación de endeudamiento de una compañía.


 
Lo ideal es que el ratio sea lo mayor posible. En cualquier caso deberá estar por encima de la unidad para no tener pérdidas.

El siguiente ratio de endeudamiento que se estudiará es el ratio de coste medio de financiación, en el que se relacionan los gastos financieros y los dividendos con el total de las fuentes de financiación de la compañía.


El valor del ratio deberá ser lo más bajo posible, y siempre por debajo del rendimiento de los activos.

Como dividendos se tomará la cantidad que efectivamente retribuye la empresa, o en su defecto, para el caso en que no se hubiesen repartido dividendos, se puede utilizar la cantidad deseada por los accionistas, así el analista tendrá el coste medio de las fuentes de financiación de la empresa, si está hubiese podido satisfacer las exigencias de los accionistas. Cuando el reparto sea inferior al deseado, también se puede calcular el numerador con la cantidad deseada por el accionista.

Para el análisis de la calidad del endeudamiento, existe un ratio que relaciona el exigible a corto plazo con el total de la deuda que tiene la empresa.


 
La calidad de la deuda será mayor cuanto menor sea el valor del ratio. La calidad de la deuda se mide en función de la proporción de deuda a largo plazo que tenga la empresa.

La capacidad de devolución de la Deuda, se puede analizar también mediante el uso de un ratio, en el que se compara la autofinanciación generada con el total de las deudas.


 
El valor del ratio deberá de ser lo más alto posible, pues será indicador de que la empresa no tiene problemas para hacer frente a las deudas que ha contraído con los recursos que genera.




Comentarios