David Bowie: El hombre que vendió el Mundo a través de las innovaciones financieras.

-->
El pasado domingo regreso para siempre a su estrella desde la que nos vino a visitar David Robert Jones, conocido como David Bowie (08/01/1947 a 16/01/2016). Durante su estancia en nuestro mundo terrenal se hizo famoso sobre todo como cantante, pero también como compositor, letrista, músico, productor, arreglista, diseñador, pintor, actor, …en pocas palabras, un gran artista completo “de esos que saben hacer de todo”. Usando unos vocablos algo más sugerentes, fue un innovador adelantado a su tiempo.

Si su música nos emocionó, pocos conocían también su faceta de innovador en las finanzas a través de unos títulos de deuda emitidos en base a los derechos de propiedad intelectual de sus canciones; los llamados Bonos Bowie. Por la compra de los mismos, el inversor tenía a cambio una participación en los royalties obtenidos por la venta de canciones que han marcado época como son: “Space Oddity”, “Starman“, John, I’m Only Dancing”, “Heroes“, “The Prettiest Star“, “Let’s Dance”,  o la singular pieza que da título a este artículo “The Man Who Sold The World”. De esta manera a su vez, el genio se aseguraba recibir un dinero por adelantado y podía seguir siendo el propietario de los derechos de autor de sus creaciones.

Los activos que respaldaron la emisión del empréstito Bonos Bowie fueron los 25 álbumes del artista grabados hasta el año 1990. En total 287 canciones que había dejado inmortalizadas en sus discos. La fecha de emisión fue 1997 con un vencimiento de 10 años, a un tipo de interés del 7,9% (por encima de la rentabilidad que otorgaba el Tesoro americano por aquella época). David Pullman, inversor relacionado con el mundo del Rock, fue quién ayudó a crear esta nueva aventura del compañero del Major Tom. A cambio David Bowie se embolsó 55 millones de dólares pagados por la compañía de seguros americana Prudential, con los que pudo recomprar los derechos de las canciones que estaban en poder de su ex manager.

Fueron bonos que incluso tuvieron una clificación de A3 por la agencia Moody’s (aunque bajaron a Baa3, casi bonos basura, con la llegada de los piratas cibernéticos y las descargas online, durante el año 2004).

Los Bonos Bowie se convirtieron así en los primeros títulos sobre derechos de propiedad intelectual artísticos, y llevaron al hombre detrás de “Ziggy Stardust” al parquet de Wall Street. Pero esta vez Ziggy no tocaba la guitarra, sino que hacía malabares con instrumentos financieros, los (posiblemente) primeros bonos sobre celebridades de la historia habían nacido. Sin duda alguna se puede afirmar que Bowie fue tanto o más innovador en los mercados financieros, como lo había sido décadas antes con su estilo inconfundible.

Llegó más allá. También fue pionero en la banca online, con la creación del BowieBanc, en el que proporcionaba cheques y tarjetas de crédito con su imagen. En este caso, la aventura no tuvo el éxito esperado.

Siempre nos quedarán las conversaciones en clave de canción con el Major Tom: “Ground Control to Major Tom / Your circuit's dead, there's something wrong / Can you hear me, Major Tom?” 

Sígueme: Twitter - Linkedin - Facebook