El regalo deseado

El pasado 22 de diciembre de 2011, Dan Ariely, en su artículo del Wall Street Journal: “Is it irrational to give holidays gifts?” describía la Navidad, no como una ocasión para la alegría, sino como “un festival de irracionalidad, una orgía de destrucción de la riqueza”. Los economistas racionales sugieren, en cualquier caso, regalar dinero en efectivo o simplemente, no regalar nada. Pero de este modo acabaríamos con el llamado “espíritu” navideño de estos días. Sin embargo, la economía del comportamiento (Behavioral Economics), si comprende el porqué las personas queremos mantener el misterio, entusiasmo y alegría de regalar en unas fechas tan señaladas como las Navidades. Desde esta perspectiva, regalar, no es irracional. Lo que pasa es que los economistas racionales lo ven como una pérdida de utilidad, ya que en muchos casos, los reglaos, desde la perspectiva de quiénes lo reciben, no tienen ninguna utilidad. Pero a veces la racionalidad de los actos humanos no es del todo lógica. Para profundizar un poco más en su estudio, les invito a sumergirse en los trabajos del premio Nobel de economía del 2002, Daniel Kahneman, que integró aspectos de la investigación psicológica en la economía, para valorar el juicio humano y la toma de decisiones en circunstancias de incertidumbre. También pueden mirar el trabajo: “Maps of Bounded Rationality: Psychology for Behavioral Economics” (D. Kahneman, 2003), publicado en “The American Economic Review” (Vol.93, No. 5 -Dec., 2003-, pp. 1449-1475), una versión revisada de la ponencia que Kahneman impartió cuando recogió el premio Nobel.